loqueelolvidooculta

"… para parar las aguas del olvido."

Influencia: Algunas ideas sueltas

Cada hombre es un héroe y un oráculo para alguien, y para esa persona, lo que diga tiene valor adicional.” Ralph Waldo Emerson

Recuerdo hace algunos años unas declaraciones del jugador de basket, Dennis Rodman, en las que tratando de justificar sus escándalos decía que no pretendía ser ningún modelo para nadie, pero estaba ignorando, deliberadamente o no, el hecho de que más allá de nuestra voluntad influimos en las personas que tenemos alrededor de nosotros, positiva o negativamente para bien o para mal. No podemos decidir no influir a nadie, por el mero hecho de ser seres en comunidad vivimos en interacción unos con otros y nos influimos unos a otros. Todos influimos en otras personas y a través de esas personas en aquellos que, a su vez,  son influidos por ellos. No hace falta ser importante para ser una persona influyente.

Si queremos ser una fuerza de cambio positivo en nuestro entorno tenemos que tener la capacidad de influir en los que nos rodean, hemos de ser personas influyentes. Gran parte de nuestro éxito profesional y personal depende de nuestra capacidad de influir en otros. Lo importante es que tengamos claro que no se nace siendo influyente. La influencia es alfo que se desarrolla con el tiempo, crece como los seres vivos, por fases y no se alcanza de un momento para otro por medio de un acto mágico o mediante la consecución de algún título.

Por otro lado es fundamental recordar que nuestra influencia  no es la misma con todas las personas. Aunque afectamos a casi todas las personas  con las que nos relacionamos no lo hacemos de la misma manera ni con la misma profundidad.

Influencia y liderazgo van de la mano, de hecho, se puede decir que liderazgo es influencia, nuestra capacidad de influir en otros. Existen diferentes niveles de influencia en mi opinión al menos se dan los siguientes:

En un primer momento influimos a los demás por medio de nuestras acciones, por la seguridad, la confianza o el optimismo y el ánimo que les transmitimos. A medida que nos conozcan mejor aumentará nuestra credibilidad y por lo tanto nuestra capacidad de influir. Cuando conocemos a alguien no tenemos, por lo general, ninguna influencia sobre esa persona. Si hemos sido presentados por alguien en el que confían entonces se produce una transferencia de la credibilidad y de la influencia de esa persona hacia nosotros; hasta que nuestra credibilidad no quede establecida dependemos de la credibilidad prestada por la persona que hizo la presentación. Un buen ejemplo de este nivel lo tenemos con el Follow Friday de Twitter, cuando sigues a alguien basándote en la credibilidad que tiene para tí la persona que realiza la recomendación, y atribuyes temporalmente al recomendado la credibilidad que para tí tiene el recomendador.

De ese nivel que es bastante general y que no hace necesaria una cercanía entre las personas pasamos a niveles en los que es necesaria esa cercanía. En esa cercanía se construye una relación en la que la otra persona se siente a gusto estando contigo y también con ella misma al estar contigo. Siente que puede confiar en tí, que tu interés por él es genuino, que te preocupas por sus necesidades y que le escuchas con interés real.

A partir de ahí, llegas a un punto en el que estás en disposición de ayudar a los que te rodean a desarrollar su potencial pleno, a crecer no sólo profesionalmente sino también y, sobre todo, personalmente.

Y la prueba del algodón es la reproducción, es decir, cuando llegas al punto en el que puedes acompañar a esas personas a reproducir el modelo; de manera que aquellos en quienes has influido ahora sean una influencia positiva para otros y puedan también acompañarles en su camino al desarrollo pleno de su potencial y guiarles al punto de la reproducción. En todo caso, hay una norma que nunca se debe olvidar: A mayor influencia mayor responsabilidad.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Influencia: Algunas ideas sueltas

  1. Excelente post Miguel, como siempre.

    Una buena exposición de lo que es la influencia.

    Cierto es que podemos influir positiva o negativamente y también que hay personas más influenciables que otras. Por mi parte siempre intentaré influir positivamente en todos los aspectos.

    Un abrazo,

    • Muchas gracias por tu lectura, siempre atenta y por tu valoración generosa, que siempre es valiosa para mí. Creo que la influencia verdadera es aquella que aporta valor a las personas y sin duda alguna en eso eres una experta. No hay más que ver tu blog. Siempre saco agua de tu pozo y espero poder seguir haciéndolo. Gracias de nuevo y espero poder seguir contando con el privilegio de tu lectura y de tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: